(Fragaria vesca)

Falso fruto del fresal, planta herbácea de la familia de las Rosáceas. En realidad lo que se conoce como fresa son los receptáculos de sus flores, sobre los que se insertan los verdaderos frutos en forma de pequeños granos en cuyo interior se encuentran las semillas, conocidos botánicamente como aquenios.

Historia

La fresa silvestre es originaria de Europa, concretamente de la región de los Alpes. El fresón, considerado una variedad de fresa, proviene de dos especies americanas que se mezclaron a su llegada a Europa. En la Edad Media se le atribuyeron diversas propiedades terapéuticas contra las infecciones de garganta, fiebre y problemas renales. Parece que la fresa comenzó a ser cultivada en Francia en el siglo XV, y algo más tarde en España. Durante el siglo XIX se crearon numerosos híbridos, pero es en el siglo XX cuando se produce la explotación de la fresa a gran escala.

Efectos en salud

Las fresas y los fresones son frutas muy poco energéticas cuyo principal componente, después del agua lo constituyen los hidratos de carbono (con una cantidad moderada alrededor del 5% de su peso), fundamentalmente fructosa y glucosa.

Son muy ricas en vitamina C (con un porcentaje incluso superior al que posee la naranja), y ácido fólico. Entre los minerales destacan el hierro, calcio y yodo, además del fósforo, magnesio y potasio. Son, además, una buena fuente de fibra (1.63 gramos por 100 gramos de alimento).

Las fresas contienen diversos ácidos orgánicos, entre los que destacan
el ácido cítrico, málico, oxálico, y también contienen pequeñas cantidades de ácido salicílico.

El color de la fresa es debido a unos pigmentos vegetales (flavonoides) conocidos como antocianinas. Las antocianinas actúan como potentes antioxidantes (neutralizan los radicales libres). En este sentido, si tenemos en cuenta que el proceso oxidativo trae como consecuencia el deposito de colesterol en las arterias, y es responsable del envejecimiento y de ciertas mutaciones cancerígenas, se puede decir que las fresas ejercen un efecto protector sobre la salud.

De hecho, las fresas constituyen una de las frutas con mayor capacidad antioxidante, la cual no sólo deben a su contenido en antocianinas, sino a la presencia en su composición de cantidades importante de polifenoles (ácido elágico) y de vitamina C.

Gracias a su fibra, pigmentos y ácidos, la fresa ejerce un efecto laxante, facilitando las funciones intestinales y evitando el estreñimiento.

Además, al igual que otras frutas y hortalizas, su bajo aporte en sodio y su alto contenido en potasio hace que estén indicadas en personas con hipertensión arterial.

Por su contenido en salicilatos deben evitarlas aquellas personas que presentan intolerancia a la aspirina (ácido acetil salicílico).

En algunas personas con ciertas patologías intestinales, el consumo de esta fruta puede desencadenar la aparición de urticaria o pequeñas erupciones rojas en la piel. Esto se debe a que las proteínas presentes en las fresas pueden atravesar las paredes del intestino dañado, pasando a la sangre y provocando esta reacción.

Por otra parte, las personas con tendencia a la formación de cálculos renales de oxalato, deben evitar consumir grandes cantidades de fresas. Ello es debido al contenido en ácido oxálico, que al eliminarse por orina forma oxalato cálcico, sustancia insoluble que forma arenilla y cálculos (piedras). Sin embargo, algunos autores opinan que un consumo moderado de fresas no supone ningún riesgo para estas personas.

Referencias bibliográficas

Guohua C, Russell RM, Lischner N, Prior RL (1998). Serum antioxidant capacity is increased by consumption of strawberries, spinach, red wine or vitamin C in elderly women. J Nutr. 128:2383-90.

Hill J (1996). La salud está en las frutas y verduras. Ediciones Rosaljai.
Kahkonen MP, Hopia AI, Heinonen M (2001). Berry phenolics and their antioxidant activity. J Agric Food Chem. 49:4076-82.

Leynaud-Rouaud C, Latour-Raulin A, Cuq Jl, Serville Y (1997). Las hortalizas y las frutas. En: Dupin H, Cup JL, Malewiak MI, Leynaud-Rouaud C, Berthier Am, eds. La Alimentación Humana. Barcelona: Bellatierra. pp. 841-893.

Mathew J (2000). Las frutas y las hortalizas son beneficiosas ¿Cuáles son las evidencias?. En: Fruit&Veg-info 2000. ¿Qué hay de nuevo en.propiedades saludables y nutritivas de frutas y hortalizas? Reus: Ediciones de Horticultura.

Murcia MA, Jimenez AM, Martinez-Tome M (2001). Evaluation of the antioxidant properties of Mediterranean and tropical fruits compared with common food aditives. J Food Prot. 64:2037-46.

Pamplona JD (1999). Enciclopedia de los Alimentos y su poder curativo. 1ª Edición. Tomo 2. Biblioteca Educación y Salud. Editorial Safeliz.

Pérez Rodrigo C, Aranceta Bartrina J, Gondra Rezola J, Orduna Zubiri J (2001). Frutas. En: Guias Alimentarias para la Población Española. Madrid: Sociedad Española Nutrición Comunitaria (SENC) pp.61-73.

Proteggente Ar, Pannala AS, Paganga G, Van Buren L, Wagner E, Wiseman S, Van de Put F, Dacombe C, Rice-Evans CA (2002). The antioxidant activity of regularly consumed fruit and vegetables reflects their phenolic and vitamin composition. Free Radic Res. 36:217-33.

Sun J, Chu YF, Wu X, Liu RH (2002). Antioxidant and antiproliferative activities of common fruits. J Agric Food Chem. 50:7449-54.

Torija ME, Camara MM (1999). Hortalizas, verduras y frutas. En: Hernandez M, Sastre A, eds. Tratado de Nutrición. Madrid: Díaz de santos. pp. 413-423.

Tabla de composición nutricional para: Fresa, cruda
Composición
Cantidad por 100 gr de porción comestible
Ingesta recomendada *
Valor energético 28.5 kcal -
Agua 91.6 2000 / 2500
Proteínas 0.75 g 46 - 56
Grasa 0.26 g -
Grasas monoinsaturadas 0.04 g -
Grasas polinsaturadas 0.16 g -
Grasas saturadas 0.05 g -
Hidratos de carbono 4.06 g -
Azucares 4.05 g -
Fibra 1.87 g 25 / 38
Sodio Sal 6 mg 1500
Potasio 165 mg 3100
Cloruro - -
Calcio 14.9 mg 900
Fósforo 23.6 mg 700
Magnesio 13 mg 300 / 350
Hierro 0.27 mg 9 / 18
Zinc 0.11 mg 15 / 12
Cobre 0.03 mg -
Manganeso 0.3 mg -
Fluoruro - -
Selenio 0.22 mcg -
Cromo - -
Molibdeno - -
Yodo 9 mcg -
Vitamina A 0 mcg 600 / 700
Vitamina D 0 mcg -
Vitamina E 0.2 mg 15
Vitamina K 3 mcg -
Vitamina C 67 mg 60
Tiamina 0.03 mg 1.0 / 1.2
Riboflavina 0.03 mg 1.3 / 1.6
Niacina 0.6 mg 14 / 18
Vitamina B6 0.06 mg 1.2 / 1.5
Ácido fólico 43 mcg 300
Vitamina B12 0 mcg -

* Recomendaciones de energía y nutrientes para hombre/mujer de 20 a 39 años. Cuervo M, Abete I, Baladia E, Corbalán M, Manera M, Basulto J, Martínez A, Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). Ingestas dietéticas de referencia para la población española. Navarra: Ediciones Universidad de Navarra, S.A (EUNSA); 2010

Fuentes

Mc-Widdowson's 2002
(McCance and Widdowson’s The Composition of Foods integrated dataset (CoF IDS).)
Para: Vitamina K,

AFFSSA
(Ciqual French food composition table version 2015)
Para: Energía, Agua, Proteínas, Grasa, Grasas monoinsaturadas, Grasas poliinsaturadas, Grasas saturadas, Hidratos de carbono, Azucares, Fibra, Sodio, Potasio, Cloruro, Calcio, Fósforo, Magnesio, Hierro, Zinc, Cobre, Manganeso, Fluoruro, Selenio, Cromo, Molibdeno, Yodo, Vitamina A, Vitamina D, Vitamina E, Vitamina C, Tiamina, Riboflavina, Niacina, Vitamina B6, Ácido fólico, Vitamina B12,