(Musa sapientum)

El plátano es una fruta tropical procedente del árbol que recibe el mismo nombre o banano, perteneciente a la familia de las Musáceas. Tiene forma alargada o ligeramente curvada, de 100-200 g de peso. La piel es gruesa, de color amarillo y fácil de pelar, y la pulpa es blanca o amarillenta y carnosa.

Historia

Aunque en numerosas ocasiones se ha citado América Central como el lugar de origen del plátano, la mayoría de los autores opinan que esta fruta es originaria del sudeste Asiático, concretamente de la India, siendo conocida en el Mediterráneo después de la conquista de los árabes en el año 650 d. de C. Llegó a Grecia a través de las rutas comerciales y de la misma manera alcanzó las costas italianas y españolas. La especie llegó a Canarias en el siglo XV y desde allí fue llevado a América en el año 1.516.

Efectos en salud

El plátano es un alimento de gran valor nutritivo. En su composición destaca su riqueza en hidratos de carbono (20% de su peso). En el plátano inmaduro el hidrato de carbono mayoritario es el almidón, pero a medida que madura, este almidón se va convirtiendo en azúcares sencillos como sacarosa, glucosa y fructosa. Además, los dos tipos de fibra vegetal, soluble e insoluble, se hallan presentes en el plátano en una cantidad bastante importante. Es pobre en proteínas y lípidos, aunque su contenido en estos componentes supera al de otras frutas como manzana, pera y melocotón.

En cuanto a las vitaminas, el plátano contiene cantidades apreciables de provitamina A y vitaminas del grupo B, como tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina y piridoxina (B6); y es una buena fuente de ácido fólico y vitamina C .

El plátano es muy rico en potasio y magnesio. De hecho, es una de las frutas con mayor contenido en estos minerales. Además, provee una cantidad de sodio muy baja.

El plátano es, por tanto, un alimento nutritivo y energético. Es una fruta suave y bastante digerible siempre que esté maduro; hecho que junto a su riqueza en potasio, la hace recomendable en diversas patologías gastrointestinales, entre las que se incluyen las úlceras. Sin embargo, el plátano verde contiene importantes cantidades de almidón difícil de digerir, resultando indigesto y pudiendo originar flatulencias y dispepsia (mala digestión).

Además, el plátano contiene inulina y otros frutooligosacaridos no digeribles por las enzimas intestinales, que alcanzan el tracto final del intestino y tienen efectos beneficiosos sobre el tránsito intestinal. Además, la inulina puede contribuir a la reducción del riesgo de enfermedades degenerativas como las enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, obesidad, osteoporosis o cáncer, mediante la producción de compuestos derivados de la fermentación colónica, estimulación del sistema inmune, aumento de la biodisponibilidad de minerales y metabolismo de lípidos.

Al ser rico en potasio y pobre en sodio, el plátano es un alimento adecuado en caso de hipertensión. Por otro lado, su contenido en fibra soluble hace del plátano un alimento muy útil en la regulación del nivel de colesterol en la sangre, y es adecuado para el tratamiento tanto del estreñimiento como de la diarrea.

Su alto contenido en potasio ayuda a prevenir calambres lo que, combinado con la energía que proporciona, lo convierte en una fruta ideal para reponerse durante actividades deportivas.

Además, el plátano no está contraindicado en diabéticos, a pesar de su contenido en hidratos de carbono, ya que los azúcares del plátano se absorben lentamente (poseen un índice glucémico bajo), sin provocar una subida rápida de los niveles de glucosa en sangre.

Aunque no es frecuente, el plátano puede desencadenar reacciones alérgicas que se manifiestan con migrañas en las personas adultas. Este hecho, parece ser debido a las pequeñas cantidades de serotonina que contiene, sustancia derivada del aminoácido triptófano, que realiza diversas funciones en el sistema nervioso, entre las que se encuentra la vasodilatación arterial, etc., sin embargo, todavía está en estudio el efecto que puedan ejercer sobre el organismo las pequeñas cantidades de serotonina presentes en el plátano.

También hay que tener en cuenta que los plátanos pueden provocar una reacción con medicamentos del tipo IMAO (inhibidores de la monoaminooxidasa), por este motivo, los facultativos médicos recomiendan excluir los plátanos de la dieta de las personas en tratamiento con estos fármacos.

Referencias bibliográficas

Goel RK, Gupta S, Shankar R, Sanyal AK (1986). Antiu-ulcerogenic effect of banana powder (Musa sapientum var. Paradisiaca) and its effect on mucosal resistance. J Ethnolpharmacol 18: 33-44.

Horigome T, Sakaguchi E, Kishimoto C (1992). Hypocholesterolaemic effect of banana (Musa sapientum L. Var. Cavendishii) pulp in the rat feed of a cholesterol-containing diet. Br J Nutr. 68:231-44.

Leynaud-Rouaud C, Latour-Raulin A, Cuq Jl, Serville Y (1997). Las hortalizas y las frutas. En: Dupin H, Cup JL, Malewiak MI, Leynaud-Rouaud C, Berthier Am, eds. La Alimentación Humana. Barcelona: Bellatierra. pp. 841-893.

Lehmann U, Jacobasch G, Schmiedl D (2002). Characterization of resistant starch type III from banana (Musa acuminata). J Agric Food Chem. 50:5236-40

Mataix J, Pérez llamas F (2002). Frutas, verduras y hortalizas. En: Nutrición y Alimentación Humana. Tomo I. Nutrientes y Alimentos. Mataix J (ed). Ergón Madrid. pp. 292-309

Mathew J (2000). Las frutas y las hortalizas son beneficiosas ¿Cuáles son las evidencias?. En: Fruit&Veg-info 2000. ¿Qué hay de nuevo en.propiedades saludables y nutritivas de frutas y hortalizas? Reus: Ediciones de Horticultura.

Pamplona JD (1999). Enciclopedia de los Alimentos y su poder curativo. 1ª Edición. Tomo 2. Biblioteca Educación y Salud. Editorial Safeliz.

Pérez Rodrigo C, Aranceta Bartrina J, Gondra Rezola J, Orduna Zubiri J (2001). Frutas. En: Guias Alimentarias para la Población Española. Madrid: Sociedad Española Nutrición Comunitaria (SENC) pp.61-73.

Teubner C, Gysin HR, Levin HG, Hansen H, Schönfeldt S, Ehlert FW, Lechthaler E (1990). El gran libro de los frutos exóticos. Grupo Angel Rey (Import, Export & Marketing). Editorial Everest. pp. 59-61.

Tabla de composición nutricional para: Plátano seco
Composición
Cantidad por 100 gr de porción comestible
Ingesta recomendada *
Valor energético 346 kcal -
Agua 3 2000 / 2500
Proteínas 3.89 g 46 - 56
Grasa 1.81 g -
Grasas monoinsaturadas 0.15 g -
Grasas polinsaturadas 0.34 g -
Grasas saturadas 0.7 g -
Hidratos de carbono 88.28 g -
Azucares 47.3 g -
Fibra 9.9 g 25 / 38
Sodio Sal 3 mg 1500
Potasio 1491 mg 3100
Cloruro - -
Calcio 22 mg 900
Fósforo 74 mg 700
Magnesio 108 mg 300 / 350
Hierro 1.15 mg 9 / 18
Zinc 0.61 mg 15 / 12
Cobre 0.39 mg -
Manganeso 0.57 mg -
Fluoruro - -
Selenio 3.9 mcg -
Cromo - -
Molibdeno - -
Yodo - -
Vitamina A 248 mcg 600 / 700
Vitamina D 0 mcg -
Vitamina E 0.39 mg 15
Vitamina K 2 mcg -
Vitamina C 7 mg 60
Tiamina 0.18 mg 1.0 / 1.2
Riboflavina 0.24 mg 1.3 / 1.6
Niacina 2.8 mg 14 / 18
Vitamina B6 0.44 mg 1.2 / 1.5
Ácido fólico 14 mcg 300
Vitamina B12 0 mcg -

* Recomendaciones de energía y nutrientes para hombre/mujer de 20 a 39 años. Cuervo M, Abete I, Baladia E, Corbalán M, Manera M, Basulto J, Martínez A, Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). Ingestas dietéticas de referencia para la población española. Navarra: Ediciones Universidad de Navarra, S.A (EUNSA); 2010

Fuentes

USDA R27
(United States Department of Agriculture. Agricultural Research Service. Food Composition Databases for Standard Reference. Release 27 (2015).)
Para: Energía, Agua, Proteínas, Grasa, Grasas monoinsaturadas, Grasas poliinsaturadas, Grasas saturadas, Hidratos de carbono, Azucares, Fibra, Sodio, Potasio, Cloruro, Calcio, Fósforo, Magnesio, Hierro, Zinc, Cobre, Manganeso, Fluoruro, Selenio, Cromo, Molibdeno, Yodo, Vitamina A, Vitamina D, Vitamina E, Vitamina K, Vitamina C, Tiamina, Riboflavina, Niacina, Vitamina B6, Ácido fólico, Vitamina B12,