Educación alimentaria nutricional


Los cambios sociales que han tenido lugar en los últimos años, entre los que se incluyen la migración del campo a la ciudad, la industrialización, la incorporación de la mujer al trabajo fuera del hogar o el desarrollo de la industria alimentaria, han aumentado, por un lado, la oferta de alimentos, la diversificación de productos (sobre todo de origen industrial), el consumo de alimentos fuera del hogar y la información y publicidad en materia alimentaria y nutricional. Todo ello ha producido una cierta confusión respecto al significado del término "alimentación saludable".

Por otro lado, la sociedad cada vez es más consciente de la importancia de la alimentación en el mantenimiento y promoción de la salud. Este hecho ha incrementado enormemente la demanda de información alimentaria y nutricional y, aunque existe una amplia y actualizada información sobre esta materia, ésta no siempre llega de forma adecuada a la población.

El éxito de la educación alimentaria-nutricional estriba en conseguir que los mensajes se traduzcan en hábitos alimentarios saludables, y esto dependerá de lo creíble que sea la fuente de información y de la motivación por parte del individuo. En cualquier caso, los diferentes profesionales que participen en ello deben de tener la formación adecuada, cuidar el proceso pedagógico y estimular la actitud crítica y el diálogo.