¿Por qué consumirlas?


En la actualidad, existe una exigencia de que los alimentos que componen la dieta habitual, contribuyan al nuevo concepto de salud "completo estado de bienestar físico, mental y social" y por lo tanto posean valores añadidos que mejoren el estado de salud y prevengan las enfermedades futuras.

En este sentido, la opinión publica demanda alimentos saludables que mejoren la calidad y esperanza de vida. Dentro de este contexto, el consumo de, al menos, 5 raciones de frutas y hortalizas al día, es fundamental para llevar una dieta sana y equilibrada.

En el pasado reciente, el consumo de frutas en la dieta diaria se limitaba a un aporte circunstancial, utilizándose como complemento o como postre de carácter estacional. Del mismo modo, las verduras y hortalizas han sido consideradas, durante mucho tiempo, alimentos secundarios.

Hoy en día el importante papel que se da en la alimentación, a las vitaminas, minerales y fibra, ha mejorado la valoración nutricional de estos alimentos. Pero además, los últimos avances científicos, los señalan como promotores de la salud, por la presencia, además de los anteriormente citados, de fitonutrientes, que desempeñan un papel protector frente a las enfermedades crónicas y contribuyen a mejorar la calidad de vida de la población.

Otra razón para consumir frutas y hortalizas, es su bajo aporte calórico y la alta cantidad de micronutrientes que contienen, lo cual unido a la gran sensación de saciedad que proporcionan y a que pueden desplazar de la dieta alimentos más ricos en grasa y con mayor valor energético, las hace imprescindibles en las dietas encaminadas al control del peso.